InicioPolicialesPiden juicio para un comisario, su hijo y su sobrino por la...

Piden juicio para un comisario, su hijo y su sobrino por la desaparición de Lucas y Lautaro

- Publicidad -

El fiscal Daniel Ichazo elevó a juicio la causa que tiene como imputados al comisario mayor Francisco Centurión, a su hijo Cristian Alejandro y a su sobrino Maximiliano Tomás por el crimen de Lautaro Morello y el secuestro de Lucas Escalante. 

- Publicidad -

El fiscal que investiga el crimen de Lautaro Morello (18) y desaparición de Lucas Escalante (26), quienes fueron vistos por última vez hace un año en la localidad bonaerense de Florencio Varela, pidió la elevación a juicio para los dos principales acusados, y planteó como hipótesis que un jefe policial, padre y tío de los acusados, pudo haber asesinado a una de las víctimas para lograr la impunidad de su hijo y su sobrino.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que el fiscal Daniel Ichazo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Berazategui, elevó a juicio la causa que tiene como imputados al comisario mayor Francisco Centurión, a su hijo Cristian Alejandro y a su sobrino Maximiliano Tomás, en un caso en el que los acusados y al menos una de las víctimas hacían negocios con los vales de combustible destinados a móviles policiales.

Además, el fiscal solicitó que otros cinco policías bonaerenses sean también sometidos a juicio, acusados de haber encubierto el hecho.

Según el requerimiento a elevación a juicio de 171 páginas -al que tuvo acceso Télam-, Ichazo les imputó a los primos Centurión los delitos de “homicidio doblemente agravado por alevosía y ensañamiento (que tuvo como víctima a Lautaro) en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada por ser cometida con violencia (cuya víctima fue Lucas)”.

En tanto, al comisario Centurión -quien fue detenido 17 de julio de este año, es decir siete meses después que su hijo y que su sobrino- se lo acusó de los delitos de “sustracción de caudales públicos en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada (de Lucas) por haber durado más de un mes y por ser cometida con violencia y, alternativamente, por homicidio agravado para procurar la impunidad para sí o para otro”.

Los cargos

Es decir que el fiscal acusó a Cristian y Maximiliano Centurión de haber matado y calcinado a Lautaro y de haber mantenido cautivo a Lucas, mientras que al comisario Centurión no lo acusa del crimen de Lautaro, pero sí del secuestro de Lucas y, eventualmente, de haber sido quien lo asesinó para darle impunidad a su hijo y a su sobrino.

En el requerimiento, el fiscal solicitó al juez Diego Agüero, titular del Juzgado de Garantías 6, que los tres imputados sean sometidos a un juicio por jurados en un futuro debate en los tribunales del Departamento Judicial de Quilmes.

Para Ichazo, el 9 de diciembre de 2022, Cristian y Maximiliano Centurión “estrangularon y propinaron golpes a Lautaro Tomás Morello, con claras intenciones de darle muerte, provocándoles múltiples heridas en su cráneo y mandíbula, causándole finalmente su óbito por estrangulamiento (…) para luego disponer del cuerpo del mismo, e incinerar sus restos, en una zona rural a los fines de deshacerse de las evidencias del delito”.

En tanto, junto al comisario mayor Centurión, se les imputa que el 10 de diciembre de año pasado, en el domicilio del policía “ejerciendo violencia privaron de su libertad a Lucas Escalante”, a dónde había ido junto a Lautaro engañado por Cristian, quien le había prometido que le iba a entregar vales de nafta que estaban destinados a patrulleros.

Los argumentos

 Según el requerimiento de elevación a juicio, Centurión padre arribó a su domicilio por la noche de ese 10 de diciembre y se sumó “al plan de su hijo y sobrino”, de mantener privado de su libertad a Lucas «en un lapso mayor a un mes».

Como imputación alternativa, para el representante del Ministerio Público, el exjefe policial asesinó a Escalante “con la finalidad de lograr la impunidad de su hijo y sobrino”.

“Si bien el modo en que se la ultimara el homicidio de Lucas Escalante no pudo determinarse a partir de la falta del hallazgo del nombrado, empero el conjunto de elementos indiciarios conducen de manera unívoca a dicha conclusión, pues, qué mayor fortuna podría haber cobrado la víctima Lucas encontrándose en las mismas circunstancias que Lautaro Morello y en manos de los criminales Cristian Centurión, Maximiliano Centurión y Francisco Centurión”, sostuvo.

Por otra parte, Ichazo también elevó a juicio a otros cinco policías, entre ellos al exjefe de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes, Luis Zaracho y el extitular de la comisaría de Bosques, Sergio Enrique Argañaraz.

El fiscal solicitó que ambos sean enjuiciados en un tribunal ordinario por los delitos de “encubrimiento calificado por ser el delito precedentemente grave y por su condición de funcionario público”.

Por su parte, a los oficiales Ramiro Yair Forchinito, Juan Manuel Britos y Damián Rodríguez se los imputó del delito de “encubrimiento”, señalaron los voceros judiciales.

Para el fiscal, tanto Forchinito como Britos, que era oficial administrativo de la DDI de Quilmes, «colaboraron a ocultar, alterar y hacer desaparecer elementos probatorios y han omitido denunciar individualizar a los autores del delito precedentemente grave».

Respecto a Rodríguez, el fiscal le imputa las mismas acciones entre el 12 y el 29 de diciembre del 2022, ya que fue el encargado de tomarles declaración cuando eran testigos.

Escalante fue visto por última vez el viernes 9 de diciembre en la localidad de Bosques, de Florencio Varela, cuando pasó a buscar a Morello para salir a festejar el triunfo de la Selección Argentina ante Países Bajos por las semifinales del Mundial de Qatar, a bordo de un auto BMW que al día siguiente apareció incendiado.

El cuerpo de Morello fue encontrado cerca de las 21.30 del jueves 15 de diciembre a la vera de la autopista en construcción Buen Ayre, en Guernica, partido de Presidente Perón, recostado boca abajo, «semicalcinado y en avanzado estado de descomposición» y, según la autopsia, la muerte se produjo por «asfixia mecánica».

El último destino en el que quedó acreditado que estuvieron los dos amigos, en base a la declaración de testigos y por el análisis de antenas de celular y cámaras de seguridad, fue la casaquinta del comisario mayor Centurión, en la localidad de La Capilla, partido de Florencio Varela.

Si bien el móvil del hecho aún no está esclarecido, una de las hipótesis que se investiga es que Cristian y Maximiliano Centurión le ofrecieron como anzuelo a las víctimas los vales de nafta gratuitos que tiene la policía bonaerense para abastecer los móviles de combustible.

En el marco de la causa se continúan realizando rastrillajes en distintas zonas de la zona sur del conurbano bonaerense, ordenados por el fiscal Ichazo y llevados a cabo por agentes, perros rastreadores, Defensa Civil y Bomberos de la PFA.

Telam

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MAS NOTICIAS